Abriendo caminos

Camino cortado por valla

Una de nuestras principales inquietudes es “quitarle puertas al campo” o abrir caminos. Pero este tema tiene varias matizaciones, no es que abramos caminos nuevos, al contrario: se puede decir que intentamos recuperar caminos que antes, hace pocos años se usaban asiduamente. Los motivos de su cierre u ocultamiento premeditado, son generalmente intereses privados: que en la zona sur del Valle de Alcudia y Sierra Madrona suelen ser de carácter cinegético (la caza, para que nos entendamos). Otro motivo muy importante es la despoblación del medio rural, tanto de pequeñas poblaciones serranas, como de aldeas, pedanías y cortijos.

En la década de los años 60-70 la población rural emigró a las ciudades en busca de trabajo y mejor calidad de vida, muchos de ellos malvendieron sus posesiones y algunos terratenientes aprovecharon la coyuntura para incrementar su patrimonio. El caldo de cultivo ya estaba preparado, grandes extensiones de terreno y montes sin apenas habitantes, y los pocos que quedaron fueron “contratados”en el mejor de los casos como guardeses de esta fincas por los nuevos señores feudales que rápidamente empezaron a vallar sus posesiones sin contemplar los caminos, ríos o vías pecuarias que las cruzaban y que de momento, en esos años tenían un uso mínimo. Cabe destacar que la mayoría de estos nuevos terratenientes, no son de esta tierra y por lo tanto ni conocen ni respetan nuestras costumbres, como la trashumancia o la servidumbre de paso, tampoco pretenden convivir con nosotros, creen estar por encima de todo y que nos hacen un favor por tener la finca.

Es a partir de los años 90, cuando por diversas razones, como la mejor calidad de vida, la economía, la valoración del tiempo libre, las actividades en contacto con la naturaleza etc., surge un interés por conocer y recuperar otra vez el medio rural y valorar lo que antes habíamos tirado por tierra. Este movimiento es compartido por miles de ciudadanos que quieren conocer su entorno más inmediato, como los pueblos de alrededor, aldeas, y espacios naturales etc. Es el llamado TURISMO RURAL, y es cuando se chocan de frente con el problema de las vallas. Problema consentido por algunas autoridades, que en muchas ocasiones obtienen tajada por su silencio: lo que vulgarmente llamamos CACIQUISMO y la parte más vergonzosa y difícil de demostrar de la problemática que tratamos.

Nuestra aportación

Desde el mundo de la Bici de montaña o BTT, nuestra aportación es más importante de lo que nosotros mismos creemos, la bicicleta de montaña supone un antes y un después en la historia de este artilugio, ahora subir un puerto, ir por senderos o caminos malos es posible con estas fantásticas bicicletas. Todas estas ventajas nos han traslado sin darnos cuenta al medio rural a reabrir caminos, además con una filosofía común de respeto al medio. Por todas estas razones en nuestro club hemos decido desde hace tiempo DENUNCIAR los caminos y vías publicas que se encuentran cerradas

¿Cómo denunciar un camino?

Esperamos que estas líneas os sirvan como herramienta para hacer vuestras propias denuncias, no pretendemos con esto afirmar que no exista otra vía mejor o incluso más efectiva. La primera acción es tomar varias fotografías de la puerta y el candado, también (si es posible) el nº de coto, suele estar en las chapas de coto, el nombre de la finca, el del camino, tanto en los mapas (del IGN) y cómo se le llama popularmente. Con toda esta información formulamos tres denuncias idénticas, a las que cambiamos el encabezado, la primera irá al Ayuntamiento al que pertenezca ese termino, la segunda al SEPRONA o guardia civil, y la tercera a los medios de comunicación.

¿Quién debe actuar?

Son los Ayuntamientos los que tienen potestad sobre su término municipal y sus caminos es de su total competencia el Alcalde o el concejal deben notificar al dueño de esa propiedad que está incumpliendo la ley y que tiene un plazo para restaurar la legalidad vigente con sanción si no lo hiciera tanto económica como suspensión de la actividad cinegética hasta cuatro años. Esto es la teoría y en algunos casos la practica como por ejemplo el alcalde del Hoyo (C.Real) Maxi, que recuperó el camino de Andalucía que comunicaba su pueblo con el Centenillo. Pero la parte más triste es cuando un supuesto alcalde mira hacia otro lado cuando hay denuncias, quizá por intereses o que caza en esa misma finca, o es de un amigo, o lo peor de todo y en lo que no queremos pensar: que reciba algún “regalito” del propietario etc.

¿Qué pasa si me tomo la justicia por mi cuenta?

Esta no es una vía que nosotros aconsejemos, aunque haya circunstancias de impedimento de paso que clamen al cielo, como tener una pequeña propiedad, un olivar, un cortijo dentro o rodeado de grandes fincas que imponen “su ley” y cortan caminos públicos a su antojo. Debemos tener en cuenta que si rompemos un candado estamos infringiendo la ley, aunque parezca legítimo ¿Por qué? Muy sencillo: si te denuncian por romper un candado, en el juicio, el juez solo te juzgará por ese motivo (¿rompió usted ese candado?) Sí o No…….. Al juez no le importará en absoluto el motivo de tu acción ni tampoco debatirá si ese camino es público o no, eso sería otro juicio distinto. Es totalmente injusto, puesto que sería un momento y lugar ideal para exponer tu denuncia, pero las cosas están así.

Caminos que han sido denunciados:

  • Camino de Conquista
  • Camino de Andalucía
  • Camino de la Fuente del Alcornoque
  • Camino del Robledillo
  • Camino de la Antigua o Girote
  • Camino del Collado de Vacas
  • Camino del Cortijo de los Tamayos
  • Camino del Berrocal -Valsordo

Existen muchos más caminos cortados, no solo por particulares, también por las administraciones y Ayuntamientos, suelen ser montes públicos que se arriendan a sociedades de cazadores en pequeños municipios como por ejemplo San Lorenzo de Calatrava o Huertezuelas, donde los propios cazadores se encargan de su vigilancia y por su puesto te impiden el paso con tu bici, aunque no sea temporada de caza. Con el paso de los años y la ausencia de actividades excepto la caza, estos personajes están convencidos que esos montes públicos son de su propiedad. Otra idea que tienen de nuestro deporte, es que no tenemos "ná que hacer" y por eso vamos a estorbarles, está claro que en su mente no puede caber que alguien haga esos esfuerzos por solo subir un puerto, disfrutar de la naturaleza sin esquilmarla, respirar aire puro, o simplemente hacer una ruta...

Cuando veas un camino cortado, no te lamentes, ¡Denúncialo!