Nuestra Naturaleza

Cuando recorremos un paraje a través de su caminos, alrededor, (incluso en medio de ellos) existen unos seres en los que solemos reparar muy poco. Quizá porque ya estamos acostumbrados a verlos, quizá porque tenemos demasiada prisa por seguir pedaleando. Son las plantas y los animales que "VIVEN ALLÍ".

Sin esos árboles no habría sombra con la que resguardarnos del calor. Sin esas plantas cuyas raíces mantienen cohesionada la tierra, las lluvias arrastrarían la capa rica en nutrientes y terminaría siendo un árido desierto. Además , nuestra flora, necesita de sus mejores cualidades para adaptarse a un clima tan duro como el mediterráneo y en unos suelos tan pobres como los nuestros. Y es que son muchas las plantas que se ven obligadas a realizar dos “letargos” anuales: uno el propio del invierno y otro obligado durante los rigores del verano.

Sin las aves se llenaría todo de millones de mosquitos, de orugas, etc., que arrasarían las plantas como una plaga..., y así sucesivamente. Debido al equilibrio entre todas las especies que lo habitan, un lugar sigue teniendo siempre el mismo aspecto y vida. A eso le llaman Ecosistema. Por eso, nosotros desde aquí, queremos aportar nuestro grano de arena al conocimiento del entorno por el que nos movemos, para que salgamos al campo sabiendo lo que hay a nuestro alrededor (y para qué sirve). Seguro que después de conocerlos, al menos un poco, los respetaremos más y nos sentiremos más a gusto entre ellos.

Nuestra comarca está situada en las estribaciones de Sierra Morena, siendo uno de los lugares privilegiados de Castilla La Mancha. En ella conviven una extensa variedad de especies que seguro que seremos capaces de identificar perfectamente en nuestras salidas.